Robin Lim

Abuela, poeta y comadrona. Fundadora y directora ejecutiva de Yayasan Ibu Bumi Sehat Birth Center en Bali, actualmente reparte su tiempo entre el centro de nacimientos y la Clínica de Recuperación del Tsunami, en Sumatra. Además de atender partos, colabora escribiendo artículos para Midwifery Today y The Birthkit. En 2011 es nombrada Heroína del Año por la CNN en reconocimiento a su labor humanitaria en favor de la Paz mundial y la atención socio-sanitaria en Indonesia y Haití. Robin Lim ha recibido, además, el Premio Mujer de Paz de la Women’s Peace Power Foundation (2005), el Premio Voluntario Asio-americano del año, compartido con su hija Dèjá Cresencia Jehle Bernhardt (2005) y el Premio Internacional por la Paz Alexander Langer (2006). Su compromiso: La Revolución Pacífica del Nacimiento

Robin Lim

La placenta
  • Obniżka

La placenta

<p>Imagínate un mundo en el que cada ser humano nace con una capacidad intacta para Amar. ¡Creémoslo ahora! La Placenta. El Chakra Olvidado acoge el respeto por la Cultura y el respeto por la Naturaleza, al tiempo que se basa firmemente en la investigación científica, que confirma lo que las comadronas ya sabían desde hace mucho tiempo: los protocolos más respetuosos, más a su debido tiempo, los menos invasivos, son los mejores. Este libro trata de resolver el milagro de la reproducción sexual en toda su complejidad. ¿Sería posible hablar de madres, de bebés o de sus Placentas sin profundizar en el reino del Espíritu? Por supuesto que no; la sexualidad es territorio sagrado. Aún así, para mí el concepto de religión/espiritualidad es un misterio total. No tengo ni la menor idea de lo que puede ser o parecer «Dios» o «Dios-nosotros». Me gustaría tener la capacidad de poder decir en qué creo exactamente, pero no puedo. No tengo respuestas para mis preguntas espirituales y no tengo un nombre para la benevolencia que suplico que exista. Este no es un lugar cómodo en el que encontrarse, pero para mí es honesto. Así pues, este libro comienza aquí, con mis preguntas indescriptibles y quizás sin respuesta: ¿Cuál es el significado de nuestro nacimiento? ¿Somos, cada uno de nosotros, un pedazo de Paz? ¿Dónde vive el Espíritu dentro de nosotros? ¿Era en nuestras Placentas, que es por lo que la mayoría de nosotros sentimos que hemos perdido algo valioso y esencial? Tengo el valor de esperar que el debate que comienzo aquí, y que comparto con cada una de vosotras, revolucionará el nacimiento.</p>