Laura Gutman

Laura Gutman es investigadora de la conducta humana y escritora. Ha publicado doce libros, el último de ellos, “Una civilización niñocéntrica”, con Editorial OB STARE. Desde 1990 y hasta la fecha, ha impartido numerosos seminarios y conferencias en distintos países, centrándose en la metodología de la construcción de la biografía humana. Dirige la Escuela de Capacitación en Comportamiento y Desarrollo Humano y Metodología de la Biografía Humana; y una escuela on line a la que asisten aprendices de 25 países.

Contacto: www.lauragutman.com.ar

Laura Gutman

Una civilización niñocéntrica
  • Precio rebajado

Una civilización niñocéntrica

<p>Hace mucho tiempo que nuestra civilización perdió el eje respecto a la naturaleza de los seres humanos. Hemos sido creados para vincularnos espontáneamente con nuestro entorno, con el respeto y el equilibrio suficientes para vivir en armonía. Sin embargo, hoy estamos perdidos. Generamos violencia, maltrato, guerras, enfermedades y malestar. La buena noticia es que los cambios para crear un contexto amoroso y solidario dependen de cada uno de nosotros: mujeres y hombres adultos. En concreto, ¿qué podemos hacer? Los niños siempre hemos sido la guía más confiable. Se trata de reanudar el camino original, precisamos volver a la fuente. A la raíz. Y las raíces de los seres humanos somos los niños. Los niños reales que hacen parte de nuestro entorno, tanto como los niños que nosotros hemos sido o los niños que nacerán en cualquier momento. Antes, ahora o más tarde, es igual. Los niños nacemos en eje con nosotros mismos. Llegamos a la vida terrestre sin lenguaje sin cultura sin mandatos sin juicios de valor sin moral sin miedo. Solo pretendemos desarrollar nuestro sí mismo en armonía. Una civilización respetuosa, amorosa, solidaria y beneficiosa para todos debería ser niñocéntrica. Es decir, organizada según las necesidades de los más pequeños. Adaptada a los más pequeños. Fácil y dichosa para los más pequeños. ¿Cómo haríamos algo así? Es relativamente sencillo. En todas las áreas, deberíamos estar al servicio de los niños, y no al revés. Deberíamos adaptarnos a todo aquello que el niño manifiesta o reclama en lugar de pretender que los niños se adapten a la comodidad de los adultos. ¿Hasta cuándo? Hasta que el niño se sienta confortable. Esa es toda la medida: El confort de un niño. Por eso, en el presente libro ofrezco propuestas concretas centradas en el bienestar original del ser humano, destacando los vínculos primarios, es decir, la relación cariñosa entre adultos y niños. Estoy segura de que si confiáramos en la naturaleza instintiva de cada niño, recuperaríamos el sentido común, la alegría y la prosperidad. Y, sobre todo, recuperaríamos algo que hemos perdido hace muchas generaciones: la capacidad de amar al prójimo.</p> <p><strong>Laura Gutman</strong> es investigadora de la conducta humana y escritora. Ha publicado doce libros, el último de ellos, “Una civilización niñocéntrica”, con Editorial OB STARE. Desde 1990 y hasta la fecha, ha impartido numerosos seminarios y conferencias en distintos países, centrándose en la metodología de la construcción de la biografía humana. Dirige la Escuela de Capacitación en Comportamiento y Desarrollo Humano y Metodología de la Biografía Humana; y una escuela on line a la que asisten aprendices de 25 países. Contacto: <a href="http://www.lauragutman.com.ar/" target="_blank" style="color:#007dbc;font-family:'Helvetica Neue', Helvetica, Arial, sans-serif;">www.lauragutman.com.ar</a></p>
Mi hijo no quiere ir a la...

Mi hijo no quiere ir a la...

<p>Este libro no aporta soluciones ni recetas ni respuestas; tampoco tiene la verdad. Más bien compartimos una profunda reflexión sobre lo desfasada y arcaica que ha quedado la escuela tal como la conocemos hoy. Es urgente que modifiquemos estructuras obsoletas e inventemos sistemas en consonancia con las vidas que queremos para nuestros hijos. Deseamos que la escuela se pueda enfocar al fin en contribuir al desarrollo de un individuo sano y no solamente de un individuo productivo o “exitoso”. </p> <p>Los niños son quienes sufren cada día, y los padres sabemos cómo acallarlos. La violencia y la falta de respeto hacia nuestra realidad infantil se han convertido en algo banal. Gracias a que los niños patalean cada vez más, ya no podemos hacernos los distraídos, y es que la no adaptación a un sistema enfermo es una muestra de lucidez y salud de la infancia. </p> <p>Queremos brindar una bocanada de aire puro, ideas y conceptos innovadores, además de la autonomía suficiente para no quedar atrapados en nuestros propios juicios. Esperamos abrir las puertas de unos cuantos corazones para que cada adulto decida acompañar la fuerza intrínseca y la belleza de cada niño, conectado con su propia naturaleza. </p> <p>No te aseguramos que tras la lectura de este libro tu vida familiar o profesional tenga más claridad. Es muy posible que este libro te acompañe al mismísimo vacío. Pero el incómodo vacío es uno de los mejores estados previos al nacimiento de algo nuevo. Si andamos por la vida tan llenos, no dejamos espacio para eso que nos está esperando en algún lugar, especialmente en nuestro corazón. </p> <p>Ojalá que este libro te sirva para escuchar más silenciosamente tu corazón, y también para escuchar el corazón de los niños que te acompañan por la vida y, así, poder mirarnos todos con más amabilidad. Ojalá nuestra cultura transforme su mirada y confíe en el buen juicio y en los instintos de los niños y de las niñas. Solo así tendremos una oportunidad para redirigir a nuestra perdida sociedad.</p>